301

Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre - CITES

Una herramienta para el uso sostenible de las especies

María Piedad Baptiste E.Instituto Alexander von Humboldt Dairon Cárdenas López Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas - SINCHI Mariela Osorno Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas - SINCHI Nicolás Castaño Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas - SINCHI Hugo F. López-ArévaloInstituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Colombia. Rodrigo MorenoInstituto Alexander von Humboldt

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres - CITES, es un acuerdo internacional concertado entre gobiernos, que tiene por finalidad velar porque el comercio internacional de especímenes de fauna y flora silvestres no constituya una amenaza para la supervivencia de las especies en su hábitat natural. CITES busca generar control a la sobrexplotación de las especies y orientar su uso sustentable en el marco internacional.

Las principales especies de fauna comercializadas desde Colombia son los reptiles, que se exportan para ser utilizados como mascotas: boa (Boa constrictor) e iguana (Iguana iguana); y para la elaboración de productos derivados: caimán aguja (Crocodylus acutus), lobo pollero (Tupinambis teguixin) y tortugas. No obstante el desarrollo que ha tenido la zoocría en el país, y a pesar de las disposiciones de la Ley 611 de 2000, la reglamentación actual en Colombia se ha enfocado hacia la zoocría de ciclo cerrado con fines comerciales.

En el caso de las plantas, los quiches (Tillandsia) y las orquídeas se exportan para ser utilizadas como flor cortada y plantas vivas, y el cedro (Cedrela odorata) como producto maderable. En el país se han elaborado planes de manejo para tres especies CITES de plantas maderables: caoba (Swietenia macrophylla) Apéndice II, cedro (Cedrela odorata) Apéndice III y palo rosa (Aniba rosaeodora) Apéndice II. En estos planes se identifican las poblaciones naturales relictuales, se evalúa su estado de conservación, y se generan lineamientos y estrategias de conservación de las especies. Adicionalmente se brindan recomendaciones para los Dictámenes de Extracción No Perjudicial - DENP, reconociendo las limitaciones de la información disponible (Convenio Interadministrativo 028/2012 MADS-Instituto SINCHI).

Reflexiones sobre la implementación. El país debe revisar, desarrollar y fortalecer los instrumentos de gestión relativos a la reglamentación de la extracción de especímenes silvestres de la biodiversidad, acordes con los modelos de aprovechamiento sustentable que incorporen esquemas de beneficios para las comunidades rurales. Es necesario evaluar los efectos positivos y negativos de la reglamentación CITES en los medios de subsistencia de las comunidades rurales, e incluir en el análisis los impactos socioeconómicos y culturales de extracciones reguladas de las especies CITES y no CITES.

Así mismo, el plan de acción de la PNGIBSE deberá incluir lineamientos sobre el uso sustentable de las especies y orientar acciones para convenciones como CITES.

Con respecto a la Ley 611 de 2000 es necesario que se reglamente el establecimiento de zoocriaderos: a. Con fines científicos; b. En ciclo abierto y en ciclo mixto; c. Con fauna acuática; y d. En terrenos baldíos; así como el establecimiento de predios proveedores de especímenes y la metodología para establecer los porcentajes de reposición y repoblamiento.

Finalmente, el país requiere información sobre la dinámica y tendencias poblacionales de las especies para la generación de dictámenes de extracción no perjudicial.

En la actualidad 4.812 especies (4.146 de flora y 666 de fauna) presentes en Colombia están incluidas en los apéndices de CITES, las cuales son exportadas primordialmente con fines comerciales. 180 países hacen parte de la

Convención; la ratificación de Colombia se dio mediante la Ley 17 de 1981.En la actualidad 4.812 especies (4.146 de flora y 666 de fauna) presentes en Colombia están incluidas en los apéndices de CITES, las cuales son exportadas primordialmente con fines comerciales. 180 países hacen parte de la Convención; la ratificación de Colombia se dio mediante la Ley 17 de 1981.

La convención CITES más que un instrumento restrictivo busca el uso sustentable de las especies en el marco internacional y por ende debería ser apropiada por lo gremios productivos.

CASO DE ESTUDIO

El caimán del Magdalena (Crocodylus acutus) está catalogado en peligro de extinción e incluido en el Apéndice I de la CITES, lo que implica un manejo especial y restricciones para su uso comercial exclusivas de zoocriaderos registrados ante CITES y con especímenes de segunda generación (F2). Adicionalmente han realizado investigaciones sobre esta especie por parte del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Instituto Humboldt y la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge - CVS, encaminadas a la recuperación de esta especie en la Bahía de Cispatá (Córdoba), con miras a su uso sostenible por parte de las comunidades locales y con proyecciones para la obtención de beneficios ecológicos, sociales y económicos. Esta es una de las primeras experiencias de conservación y uso sostenible de fauna silvestre por comunidades locales en el país, y sirve también de piloto para el análisis de CITES y los medios de subsistencia.

Giovanni Andrés Ulloa Delgado y Clara Lucía Sierra Díaz,
Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge - CVS

Las especies amparadas por la CITES están incluidas en tres listados o apéndices: Apéndice I. Especies en peligro de extinción, su comercio se autoriza solamente bajo circunstancias excepcionales; Apéndice II. Especies que no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, pero cuyo comercio debe controlarse a fin de evitar una utilización incompatible con su supervivencia; Apéndice III. Especies que son protegidas al menos en un país solicitando la asistencia de otras partes para controlar su comercio.

Autoridades CITES Colombia

Autoridad Administrativa. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Autoridades Científicas. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (coordinación); Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas - SINCHI; Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras - INVEMAR; Instituto de Ciencias Naturales - ICN, Universidad Nacional de Colombia; Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico - IIAP; Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia - IDEAM.

301

302