105

Los anfibios en Colombia

Ranas, sapos, cecilias y salamandras

Andrés Rymel Acosta GalvisInstituto Alexander von Humboldt

Colombia es el segundo país con mayor riqueza de anfibios en el mundo después de Brasil. Como tal, debe asumir el reto de consolidar la información sobre este grupo con miras a desarrollar estrategias para su conservación.

La fauna de anfibios en Colombia es una de las más diversas por unidad de área y de mayor endemismo en todo el

mundo 1-5.

Las 791 especies reportadas actualmente (correspondientes a 734 anuros –ranas y sapos–, 25 salamandras y 32 cecilias) posicionan a Colombia como el segundo país con mayor número de especies de estos grupos en el mundo, después de Brasil3,6. El número de especies registradas desde la primera lista de anfibios de 1996, que incluye los tres órdenes conocidos7, ha crecido gracias a la incorporación de más de 200 especies, provenientes de la descripción de especies nuevas o registros limitados a países vecinos (8,7 especies descritas por año)6,8.

En tiempos recientes, numerosos estudios7, 9-16 han permitido afianzar el conocimiento sobre la historia natural, las distribuciones y las amenazas de los anfibios colombianos. En esencia, aproximadamente 50% de las especies de anfibios del país son endémicas (374 anuros, 9 cecilias y 17 salamandras). Por otra parte, contrario a lo que se piensa sobre la dependencia de este grupo a ambientes acuáticos, el 48% de dichas especies no depende estrictamente del agua y habita coberturas terrestres de vegetación nativa, principalmente bosques húmedos y ambientes de páramo. Así mismo, solo el 3% de los anfibios corresponde a salamandras y el 4% a cecilias.

La heterogeneidad topográfica de la Región andina le permite albergar una diversidad incomparable para este grupo, y la riqueza sigue aumentando gracias a los constantes hallazgos y descripciones de nuevas especies. La mayor concentración de los esfuerzos de inventario se han enfocado en los Andes y valles interandinos, la región noroccidental de la Sierra Nevada de Santa Marta, algunos sectores puntuales del Valle del Cauca y en las cercanías de Villavicencio y Leticia. En términos generales, aún se requieren esfuerzos de exploración sistemática en otras partes del territorio para consolidar el inventario nacional.

En términos de amenazas, durante los últimos años se ha visto cómo la extrema sensibilidad de los anfibios frente a cambios mínimos en su entorno (capacidad que los convierte en indicadores de calidad de los ecosistemas que habitan) ha precipitado una dramática disminución de sus poblaciones y de su diversidad a nivel mundial. Entre las presiones que los afectan sobresalen la transformación y disminución de sus ambientes naturales, al igual que el cambio climático17,18.

A su vez en el país, 28% de las especies corresponden a anfibios categorizados bajo algún criterio de amenaza. Sin embargo, debido al desconocimiento de las distribuciones y de la historia natural de muchas de las especies, esta cifra subestima el estado de amenaza real. Colombia tiene, entonces, el reto de continuar el proceso de consolidación del Inventario Nacional de Anfibios para diseñar planes de conservación y responder a los compromisos adquiridos en el Convenio sobre Diversidad Biológica.

Cecilias

LCPREOCUPACIÓN MENOR

Debido a la amplia distribución del grupo su categoría de amenaza es Preocupación Menor

REPRESENTAN EL 4% DE LOS ANFIBIOS COLOMBIANOS
32 ESPECIES

9 ESPECIES ENDÉMICAS

Se conocen como culebras ciegas. La mayor riqueza corresponde a las tierras bajas, entre 0 y 249 m s.n.m. con 20 especies.

50% de las especies no tiene suficiente información porque no se conoce nada de su historia natural.

Cecilias anuladas

Siphonops sp.

Salamandra

VU5 ESPECIES VULNERABLES
representan el 3% DE LOS ANFIBIOS COLOMBIANOS
25 ESPECIES

7 ESPECIES ENDÉMICAS

La mayor riqueza corresponde a los bosques de niebla, entre 1750 y 2249 m s.n.m.

Salamandras escaladoras

Bolitoglossa sp.

Ranas

ENDÉMICA

CR53 ESPECIES EN PELIGRO CRÍTICO
REPRESENTAN EL 93% DE LOS ANFIBIOS COLOMBIANOS
734 ESPECIES

374 ESPECIES ENDÉMICAS

La mayor riqueza se concentra en los bosques húmedos tropicales de la Amazonía y el Pacífico, entre los 0 y 249 m s.n.m. En la región Andina se encuentra la mayoría de especies (494).

Rana cutín

Pristimantis kelephus

Rana de lluvia o coquí

Eleutherodactylus johnstonei + ver ficha de especie

Rana toro

Lithobates catesbeianus + ver ficha de especie

Rana acuática o africana

Xenopus laevis
Especies introducidas
La rana toro (Lithobates catesbeianus), originaria del sur de los Estados Unidos y la rana de lluvia (Eleutherodactylus johnstonei), autóctona de las islas

del Caribe, han sufrido procesos de asilvestramiento con la consecuente dispersión y establecimiento de sus poblaciones19,20, generando importantes riesgos potenciales sobre las poblaciones nativas de anfibios y la biota acuática de Colombia. Sumado a esto, otras dos especies foráneas, la salamandra acuática del género Ambystoma y la rana acuática Xenopus laevis, han sido identificadas en cautiverio en el territorio nacional, lo cual requiere la generación de estrategias de control y contención.

“Muchas de las especies colombianas descritas y endémicas del país básicamente solo tienen información que habla de su distribución original, pero no sabemos nada de su historia natural”
Andrés Rymel Acosta

104

105

106

ESPECIES AMENAZADAS ESPECIES ENDÉMICAS ESPECIES INDICADORAS DISTRIBUCIÓN