La energía hidroeléctrica es un servicio clave en el desarrollo del país. No obstante, la inclusión de la biodiversidad en la planeación y la operación de los proyectos de tal naturaleza podría consolidar la competitividad de este sector.

La generación de energía eléctrica es uno de los principales usos del agua en Colombia3; de ahí que el 71,12%4 de la oferta sea generado a partir de hidroeléctricas. En consecuencia, la principal estrategia para garantizar el suministro de energía frente a un escenario de crecimiento sostenido recae sobre los embalses. De acuerdo con la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME), la generación de energía eléctrica mensual para el primer semestre de 2015 ascendió a 5412,23 GWh, un 3,5% más respecto del 20145. Para satisfacer la demanda de energía a 2029, deberá ampliarse la capacidad actual de generación hasta en un 50%4.

La construcción de embalses para generar energía produce efectos positivos y negativos en términos de los componentes sociales, económicos y ecológicos de un territorio. A su vez, las hidroeléctricas dependen de los servicios que las cuencas proveen, tales como el abastecimiento de agua, el control de la erosión y la sedimentación, y la protección del suelo, entre otros7-11.

Las comunidades bióticas, tanto de los ecosistemas terrestres y acuáticos que son inundados como de los territorios aledaños, presentan cambios en su composición, estructura y funcionalidad. Por tal razón, la construcción de hidroeléctricas ha sido asociada al cambio y la disminución de los servicios ecosistémicos en el área puntualmente afectada, la alteración de la dinámica de la cuenca y el deterioro ambiental: deforestación, alteración del ciclo hidrológico, modificación o pérdida de hábitats, disminución de la oferta de recursos hidrobiológicos7,12-14, sin contar los efectos directos de la operación. No obstante, también se generan procesos positivos como la disminución de la descarga de sedimentos, la creación de nuevos hábitats y el control de inundaciones (dinámica de flujo y pulso derivado de la construcción de la represa)15.

Los costos ambientales producto de la generación de energía eléctrica se han estimado parcialmente en términos económicos hasta por 587 pesos/MWh, considerando algunas externalidades de las fases de operación y construcción16. En contraste, los beneficios que prestan las cuencas (calidad del agua), le representan al sector un ahorro aproximado a 0,059 m/año17. Por ello, la provisión de agua de óptima calidad, por ejemplo, aquella generada en las áreas de parques nacionales, asegura hasta el 50% la demanda del sector18.

En definitiva, para garantizar la sostenibilidad y la competitividad del sector se deben armonizar aquellos usos del territorio que incluyan la gestión de la biodiversidad de manera oportuna19-23. Del mismo modo, es indispensable desarrollar una planificación sectorial y ambiental estrátegica para el manejo integral de la cuenca, que garantice la continuidad de los servicios ecosistémicos24-26. Para tal efecto, deben considerarse tanto los costos ambientales generados por la inclusión de una hidroeléctrica como los beneficios obtenidos, es decir, se debe incorporar la biodiversidad a la luz de inventarios juiciosos, prácticas oportunas de mitigación de impactos negativos (desde la construcción hasta la operación) y actividades de monitoreo de largo plazo en áreas intervenidas y aledañas27-29. Esto presentaría al sector hidroeléctrico como un actor comprometido con el liderazgo y la propuesta de acciones de compensación, a través de procesos de restauración, rehabilitación, generación de información y conservación de procesos ecosistémicos en las áreas bajo la influencia de las represas30-33.

Demanda por subzona hidrográfica y uso de agua en generación de energía eléctrica por área hidrográfica (millones de m3/año)

Uso de hidroenergía

Multifuncionalidad de un ecosistema natural frente a la intervención por proyectos de generación hidroeléctrica

Mapa

Distribución porcentual de usos de agua por sectores económicos en cada área hidrográfica

Más información

Versión PDF Ficha metodológica Referencias Cítese como
Rojas C., Lara D., Ramírez J.J. y Longo M. (2016). Relaciones biodiversidad-agua-energía. En: Gómez, M.F., Moreno, L.A., Andrade, G.I. y Rueda, C. (Eds). Biodiversidad 2015. Estado y Tendencias de la Biodiversidad Continental de Colombia. Instituto Alexander von Humboldt. Bogotá D. C.
Compartir en redes