410

Haciendo visible lo invisible

Alarmas y oportunidades de conservación para el bosque seco tropical

Susana Rodríguez-BuriticáInstituto Alexander von Humboldt Germán CorzoInstituto Alexander von Humboldt Hernando GarcíaInstituto Alexander von Humboldt Diego CórdobaInstituto Alexander von Humboldt Paola IsaacsInstituto Alexander von Humboldt Andrés Etter R.Pontificia Universidad Javeriana

Una gestión integral del bosque seco en Colombia debe considerar que este ecosistema ha sido devastado y que ha permanecido invisible ante las estrategias de conservación oficiales.

Si bien el bosque seco tropical (BST) es considerado un ecosistema estratégico1, no ha sido adecuadamente incluido en los procesos de conservación ligados con la declaración o la designación de áreas protegidas (AP).

Actualmente, solo el 6,4% del BST se encuentra dentro de alguna AP (3,07% del orden nacional, 3,38% regional y 0,02% Reservas de la Sociedad Civil), al tiempo que su proporción en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap) es del 0,19%, es decir, la mitad de lo establecido según su proporción en el territorio nacional continental (0,38%). Esta representatividad se ha incrementado a nivel regional pero aún es muy baja en el marco del Sinap. En contraste, las reservas privadas han tenido un impacto 2,6 veces mayor en el grado de protección de áreas con potencial para BST que las AP públicas, más allá de que la protección que proporciona para remanentes de BST sea baja.

Las reservas privadas ofrecen una oportunidad de protección limitada, dado que su manejo depende de la voluntad del propietario y su funcionamiento no necesariamente es a perpetuidad. Cuando tales reservas se crean en zonas de producción ganadera, unos de los motores de transformación más fuertes, tienen el potencial de proteger remanentes de BST y ofrecen la posibilidad de reducir la presión sobre los bosques.

Aunque la declaración de AP por parte de las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) ha aumentado, actualmente hay menos de 20 AP regionales (2,72% de remanentes de BST). Así mismo, el porcentaje de BST protegido en cada CAR no es proporcional al total del ecosistema en su respectiva jurisdicción. Por tanto, es necesario garantizar la participación de las autoridades ambientales de cara a una efectiva y duradera protección de sus remanentes.

Frente a este panorama, es imperativo plasmar una estrategia integral de gestión del BST que detenga su degradación y eventual desaparición, y que promueva la restauración ecológica, tanto en áreas de conservación estricta como en paisajes productivos. Es necesario, además, aumentar la representatividad de BST en el Sinap, garantizar su inclusión en los instrumentos de ordenación tales como los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) y los Plan de Manejo y Ordenación de una Cuenca (POMCA) e involucrar a la sociedad civil en su manejo a través de programas de protección en mosaicos de producción. Cualquier estrategia de conservación de BST debe priorizar su estudio ecológico a una escala detallada y relevante.

Distribución del bosque seco tropical y Corporaciones Autónomas Regionales.
Distribución actual del BST
Distribución potencial del BST
Límite de jurisdicción de CAR
Límite departamental
Lo que hay pero no vemos: estado y amenazas del BST.

Actualmente hay cerca de 705.000 ha de BST, que representan un poco menos del 8% de las 9.000.000 ha con potencial para soportar este ecosistema. Las áreas con BST son remanentes altamente fragmentados y poco conectados. El 88% de estos remanentes son parches de menos de 500 ha, en donde el 26% tiene menos de 50 ha. La transformación histórica del BST es el resultado de fuertes presiones antrópicas. El 65% de las áreas que fueron bosque ahora se usan para ganadería. A su vez, el 43% de estas áreas presentan erosión moderada y el 23% presenta sobreutilización severa, con evidencia de erosión en tres cuartas partes de los remanentes (incluso ausencia de suelo). Adicionalmente, de los 81 tipos de ecosistemas evaluados en la Lista Roja de Ecosistemas, se reporta al BST como uno de los más amenazados en la regiones andina y Caribe del país 2.

Tití cabeza blanca

Saguinus oedipus

ENEN PELIGRO


Especie endémica con distribución restringida al noroeste de Colombia, de los 0 a los 800 m s.n.m. y emblemática del bosque seco tropical.

408

410

411

TEMÁTICAS

BOSQUE SECO GESTIÓN INTEGRAL ÁREAS PROTEGIDAS RESTAURACIÓN