Ficha: 304

Las aves de la Sabana de Bogotá

Cambios revelados por monitoreos a largo plazo

Loreta Roselli ▶ Frank G. Stiles ▶ Sussy de la Zerda ▶

La gestión adecuada de la biodiversidad y los servicios que brinda en áreas urbanas y periurbanas requiere de información como insumo para la planeación. El monitoreo de poblaciones de especies realizado de forma periódica y a largo plazo no solo ofrece información sobre la presencia de especies en un lugar y momento, también revela tendencias poblacionales, lo que permite evidenciar distintos factores que están afectando dichas áreas.

Ilustración

Tingua bogotana

Categoría de amenaza: En peligro
Especie endémica
Esta especie es endémica de zonas de humedales y lagunas del Altiplano Cundiboyacense en la cordillera Oriental. Se encuentra amenazada por el deterioro y disminución de su hábitat, además de que es presa fácil de perros y gatos ferales o mascotas que se encuentran en los humedales.

El crecimiento acelerado y poco planificado de la mayoría de centros urbanos en Latinoamérica plantea una amenaza a las zonas naturales1, áreas que proporcionan hábitats para diferentes especies y proveen servicios ecosistémicos. En el caso de la sabana de Bogotá, una zona de importancia biogeográfica por la presencia de un alto nivel de endemismo2,3, los paisajes naturales como bosques y humedales han disminuido al ser transformados en áreas de cultivo, potreros y zonas urbanas4,5 y han sufrido aumentos en los niveles de contaminación y presencia de especies invasoras6. Además del efecto del cambio climático global, las temperaturas de la ciudad han aumentado desde el comienzo del milenio7. En la actualidad, Bogotá continúa creciendo en área y población humana, lo que conlleva un reto en el manejo de las áreas naturales tanto dentro de la ciudad como en sus alrededores. Para identificar y evaluar cambios en las especies de un lugar, además de evidenciar los posibles factores que ocasionan cambios observados en sus poblaciones, los monitoreos a largo plazo son una herramienta fundamental.

Un ejemplo de este tipo de monitoreos son los Conteos Navideños de Aves de la sociedad Audubon, que se llevan a cabo anualmente entre diciembre y enero, y cuentan todos los individuos detectados de cada especie registrada en un círculo de centro fijo de 24 km de diámetro8. En la sabana de Bogotá los conteos se han venido desarrollando ininterrumpidamente desde 1989 bajo el liderazgo de la Asociación Bogotana de Ornitología (ABO) con participación de expertos y aficionados, constituyendo así un ejemplo de ciencia participativa en la que la comunidad está activamente generando insumos de investigación. El círculo incluye áreas urbanas y rurales con hábitats representativos de la sabana como bosques nativos, matorrales, humedales, parques urbanos, cultivos y potreros.

Hasta la fecha, los 26 conteos anuales realizados han reportado 235 especies de aves, de las cuales 6 están bajo algún grado de amenaza, 46 son migrantes boreales y 7 son endémicas (3 especies, 4 subespecies)9. Así mismo, los conteos han evidenciado una variedad de tendencias de aumento, declive o estabilidad de las poblaciones, dependiendo de las características de cada especie y los impactos que las afectan. Los cambios poblacionales que se observan para cada especie tienen como posibles causas alteraciones en el hábitat (urbanización, plantación de árboles, transformación de humedales y el aumento de potreros), interacciones con otras especies (depredación, enfermedades, parasitismo de nido, presencia de perros), cacería y, finalmente, impactos del cambio climático, cuyos efectos son acentuados por el incremento adicional de temperaturas sobre la ciudad10.

En Colombia, otras ciudades como Manizales y Medellín han desarrollado monitoreos similares que también podrían constituirse en un insumo esencial en la gestión de las áreas naturales y en procesos de expansión urbana. Los monitoreos a largo plazo, que a la vez incluyen especies indicadoras, clave o sombrilla, pueden generar información valiosa sobre los efectos del cambio climático y la urbanización sobre la biodiversidad.

Número de puntos muestreados por cada cambio de coberturas en el área de los conteos

Mapa Mapa Mapa Mapa Mapa

Ampliar

Ilustración

Cucarachero de pantano

Categoría de amenaza: En peligro
Especie endémica / Distribución: Se encuentra en Boyacá y Cundinamarca
Después de décadas de disminución de hábitat, su declive dramático reciente puede estar asociado al parasitismo de cría, en el que el chamón (Molothrus bonariensis) deposita sus huevos en el nido del cucarachero, disminuyendo así la tasa de supervivencia de este. Además sus hábitos territoriales y comportamiento sedentario aumentan su vulnerabilidad, especialmente para aquellas poblaciones que habitan la sabana de Bogotá (subespecie C. a. apolinari).

Tendencias de cambios de abundancia para 153 especies de aves

Los incrementos en abundancia no son necesariamente reflejo de cambios positivos en los ecosistemas; nueve de las especies que presentan aumento provienen de zonas de mayores temperaturas y, por lo tanto, este cambio representa ampliaciones en sus distribuciones altitudinales. Esto podría estar asociado a cambios no solo de la conectividad del paisaje sino también del clima. Por otra parte, algunas disminuciones ocurrieron en especies cuyas distribuciones altitudinales subieron y por lo tanto salieron del área de los conteos.

Foto

Las especies responden de manera diferencial a las presiones que las afectan, y los cambios poblacionales pueden ser tanto incrementos como disminuciones a través de los años. Para determinar la tendencia de las poblaciones en el tiempo solo se tuvieron en cuenta aquellas especies que fueron registradas en el Conteo durante más de 5 años. 6 especies presentaron tendencias complejas a lo largo de los 26 años en las que por ejemplo había períodos de incrementos o estabilidad seguidos por disminuciones.

Ilustración

Alcaraván

Distribución: Suramérica
Más común en las tierras bajas del país, su presencia ha aumentado significativamente, probablemente debido a mayores temperaturas en la ciudad que se adecuan a sus requerimientos térmicos. El efecto de islas de calor urbanas eleva las temperaturas en zonas urbanas en comparación con las áreas circundantes debido a los altos niveles de emisiones de carbono y especialmente la presencia de coberturas como concreto y asfalto que irradian calor. En Bogotá se ha identificado una diferencia de hasta 3°C con las áreas rurales que rodean la urbe7.

Cambio de coberturas en el área del Conteo

En el área de estudio se encontró una disminución de áreas no urbanizadas correspondiente al 30-40 % hasta 2005 y de 60-75 % en 2016.

      Menos de 5 % de aumento de área urbana

      Sin cambio

      Aumento de hábitat acuático

      Entre 10 y 15 % de aumento de área urbana

      25 % de aumento de área urbana

      Entre 5 y 12 % de aumento de densidad y crecimiento de cobertura arbórea

      Disminución de hábitat de humedal, aumento de 10 % de área de invernadero

Ilustración

Tingua moteada

La subespecie P. melanops bogotensis es endémica de los Andes de Colombia y está amenazada localmente ya que la destrucción de ecosistemas de humedal por la urbanización afecta directamente a sus poblaciones. La gran mayoría perteneciente al área de los Conteos ahora sobrevive en lagunas artificiales cerca al río Bogotá.

Foto

Reserva Thomas van der Hammen

Los datos conseguidos a lo largo de las casi tres décadas de conteos navideños proveen información de interés para el debate que ha surgido sobre los efectos de la urbanización de la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá, “Thomas van der Hammen”, creada con fines de conectividad ecológica y conservación de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos, entre 11. El debate surgió debido a que la administración actual de la Alcaldía de la ciudad desde comienzos del año 2016 ha manifestado su interés en urbanizar el área de la reserva, a pesar de que se creó para mantener funciones ecológicas propias de la zona. Los conteos muestran cómo los parques urbanos y corredores lineales contienen un avifauna diferente y menos diversa que las zonas naturales embebidas en paisajes rurales9. Está documentado que algunas aves acuáticas de interés de conservación como el patoturrio (Oxyura jamaicensis) y la tingua moteada (Porphyriops melanops) se ven afectadas por los entornos 12. Esta información, sumada al hecho de que en el círculo de los conteos están disminuyendo especies de aves, inclusive aquellasque habitan áreas abiertas rurales demuestra cómo la urbanización y la falta de implementación del plan de manejo de la Reserva afectarían este importante corredor ecológico y los objetivos para los cuales fue propuesto.

Ver fotos