Tanto el cambio climático como la extensión de la frontera agrícola requieren medidas de choque para dar continuidad a nuestros recursos alimentarios de manera sostenible y conservar los ecosistemas estratégicos. Con este propósito, la Red Colombiana de Conservación de Semillas se proyecta como un referente de la conservación a largo plazo de la diversidad genética y biológica de nuestros recursos vegetales.

Las prácticas de conservación in situ de la vida silvestre usualmente se llevan a cabo en parques nacionales y reservas naturales, conservando las especies y la protección de los hábitats donde se encuentran. Sin embargo, cuando se trata de conservar a largo plazo especies de plantas silvestres y sus semillas, hay dos limitantes para la conservación in situ: 1. El tiempo, relacionado con la viabilidad de las semillas, la cual es generalmente corta y 2. El espacio, asociado con la disponibilidad de hábitat adecuado para las especies, que en algunas regiones puede ser reducido como consecuencia de la deforestación y otros motores de cambio global, generando la pérdida de especies y sus semillas.

Estos dos limitantes han llevado al uso de estrategias de conservación ex situ, como es el almacenamiento de germoplasma en bancos de tejidos o semillas, lo que permite, en espacios relativamente pequeños, mantener una representación de la diversidad genética de las especies en material vegetal con potencial de uso para propagación. Tradicionalmente, estos bancos han buscado dar respuesta a necesidades primarias como la seguridad alimentaria, es decir, asegurar una oferta permanente de alimento a nivel global. En Colombia esta estrategia ha sido liderada por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) desde 1974 y Agrosavia desde 1994, con más de 50 000 accesiones en conjunto.

Con este propósito, de forma más reciente se dio inicio a los bancos de semillas de plantas nativas, liderados por entidades como jardines botánicos e institutos de investigación. Esta creación responde a las metas 8 y 9 de la Estrategia Global para la Conservación de Plantas (ENCP), las cuales buscan promover la conservación de al menos el 75 % de las especies vegetales amenazadas en colecciones ex situ y el 70 % de la diversidad genética de los cultivos, incluidas las especies silvestres emparentadas y otras especies vegetales de valor socioeconómico1.

Con el fin de fortalecer el trabajo en estas temáticas y de ofrecer una respuesta conjunta a este nuevo enfoque de conservación de biodiversidad con implicaciones para la seguridad alimentaria, se estableció la Red Colombiana de Conservación de Semillas en el marco del X Congreso Colombiano de Botánica en el año 2019, esta busca intercambiar experiencias y capacidades y generar un plan de trabajo conjunto que permita abarcar el mayor número de ecosistemas y especies de importancia tanto económica como biológica en el país. La creación de esta red también aportará al cumplimiento de las metas 7 y 10 de la de la ENCP, las cuales tienen como objetivo asegurar la conservación ex situ de al menos el 15 % de especies de plantas prioritarias para la conservación (amenazadas y endémicas), del 50 % de las especies de plantas cultivadas y de sus parientes silvestres, y del 10 % de otras especies del valor socioeconómico2.

En el cumplimiento de estas metas también se deben considerar aspectos sobre la fisiología de las especies, ya que no todas las semillas toleran ser desecadas, requisito para ser almacenadas a largo plazo. Según esta capacidad pueden clasificarse en recalcitrantes (baja tolerancia a la desecación) u ortodoxas (tolerantes a la desecación)3. Para el caso de especies de árboles y arbustos de Colombia, incluyendo palmas, se estima que un X% de las 8000 especies registradas4 pueden ser almacenadas en bancos de semillas.

Al 2019, la red conserva semillas de más de 700 especies nativas y 30 de importancia económica. Los ecosistemas mejor representados son el páramo y el bosque seco tropical, ecosistemas amenazados y estratégicos para el país. La Red Colombiana de Conservación de Semillas busca posicionarse como un referente a nivel nacional para aquellas iniciativas cuyo objetivo es conservar recursos genéticos o biológicos y asegurar la sostenibilidad de nuestros recursos naturales a la vez que se garantizan los alimentarios.

Entidades integrantes de la Red Colombiana de Bancos de Semillas

Fecha de corte: septiembre de 2019

Ilustración

Nombre común



Son plantas nativas muchas de ellas endémicas, altamente representadas en las zonas de páramo del país. La planta presenta frutos en drupa que sirven de alimento para algunos animales del páramo. Teniendo en cuenta el tamaño de las semillas de varias especies de páramo, las semillas de Berberis sp son grandes y presentan una buena germinación en sustrato, lo que puede facilitar su establecimiento en campo y ser usada en proyectos de restauración. Por otro lado, la planta presenta flores llamativas lo que puede justificar su uso como planta ornamental.

Ilustración

Nombre común



Es un cultivo exótico muy apreciado en el mercado internacional. Su centro de origen se ubica en los Andes y es fuente de sustento de muchas familias en diversas zonas del país. Es una planta primitiva semidomesticada con frutos de gran valor por su aroma y sabor. El banco de germoplasma de AGROSAVIA posee una de las colecciones más importantes del mundo de esta especie y sus derivados del programa de mejoramiento genético.

Millennium Seed Bank Partnership (MSBP)

Mapa

Nacida en el año 2000, la red mundial de bancos de semillas MSBP fue iniciativa del Jardín Botánico Real Kew (RBG Kew) del Reino Unido. Entre más que 160 organizaciones de 96 países a lo largo del mundo, a la fecha de hoy, más que 160 mil accesiones de semillas de más que 48 mil especies nativas están guardadas a largo plazo según estándares internacionales de conservación de semillas ortodoxas.

El rol del banco de semillas del milenio (MSB) del RBG Kew, con su experiencia en conservación de semillas de más que 40 años, es de almacenar accesiones de semillas de especies del Reino Unido y duplicados de semillas de otros países, investigar sobre sus calidad, viabilidad, condiciones de germinación y compartir las informaciones con los miembros de la red. Al mismo tiempo el MSB se dedica a capacitar a las organizaciones con menor experiencia, entrenando y soportando el personal, y colaborar con ellas en proyectos de conservación de semillas.

El banco de semillas nativas del Instituto Humboldt en Villa de Leyva nació en el 2017 como miembro de la MSBP, en el marco del proyecto Colombia Bio, con enfoque en ecosistema de páramo, para después extenderse a bosques tropicales secos gracias al Global Tree Seed Bank Project.

Fotos del Banco de semillas Instituto Humboldt

Foto
Foto
Foto