Ficha: 304 | 2021

Gestión para la crisis climática y de biodiversidad

Estado y tendencias de la respuesta nacional

En la presente Ficha se aborda la problemática de crisis climática destacando su importancia en la esfera global del desarrollo sostenible, contemplado entre otros, aspectos relacionados con la vulnerabilidad, los riesgos e impactos sobre los ecosistemas y la biodiversidad, y cómo se reduce la capacidad adaptativa de las comunidades con la crisis climática, así como las posibilidades de respuesta y de solución.

Desde el siglo XIX, las actividades humanas han sido la principal causa del cambio climático, debido principalmente a la quema de combustibles fósiles y su principal riesgo son los efectos relacionados con un aumento de la temperatura superior a 1.5° C, donde los daños irreversibles a diferentes niveles pueden generar extinciones, pérdida de especies y de ecosistemas. Esta pérdida a su vez se verá reflejada en el riesgo de pérdida de los servicios ecosistémicos ( provisión, soporte,regulación y culturales) que son definitivos para el bienestar humano1.

Para contrarrestar estos efectos y ser más resilientes frente a los cambios del clima, se necesita comprender que en la naturaleza todo está relacionado y que existen interconexiones entre el cambio climático, la sociedad humana, la economía y los ecosistemas. En este sentido, el manejo de ecosistemas, se convierte en una solución para la adaptación y mitigación del cambio climático. Fortalecer las capacidades naturales de los ecosistemas y las capacidades económicas y sociales de las comunidades locales permitirá reducir su vulnerabilidad y la exposición a las variaciones del clima. Así mismo, el fortalecimiento de la gobernanza en múltiples niveles, la capacidad institucional, los instrumentos de política, la innovación tecnológica y la transferencia y movilización de financiación, así como los cambios en el comportamiento y los estilos de vida de las personas son condiciones habilitadoras que mejoran la viabilidad de las opciones de mitigación y adaptación, y contribuyen al el bienestar social, la prosperidad económica y la protección ambiental, es decir al desarrollo sostenible.

Las Soluciones basadas en la Naturaleza (SBN)4, son reconocidas como las principales aliadas para enfrentar los desafíos de la crisis climática, en la gestión del riesgo de desastres que representan soluciones sencillas, de fácil implementación, sistémicas, más costo-efectivas y sostenibles que las medidas tradicionales. Adicionalmente, permiten soportar los modos de vida después de un desastre y son uno de los pocos enfoques que tratan los tres componentes del riesgo por cambio climático: amenaza, exposición y vulnerabilidad.

Colombia viene avanzando en la aplicación de mecanismos para el reporte del progreso colectivo hacia el objetivo mundial relativo a la adaptación, establecido en el artículo 7.1 del Acuerdo de París y al Balance Mundial (artículo 4), con lo cual se busca hacer seguimiento a las acciones de adaptación, mitigación de gases efecto de invernadero y medios de implementación y apoyo. Adicionalmente, se reportan avances en las diez acciones de adaptación en el marco de la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) (formulación e implementación de los planes integrales de gestión de cambio climático territoriales y sectoriales, el aumento en áreas protegidas, la delimitación y protección de los 36 complejos de páramos (aproximadamente 3 millones de ha) y cuencas prioritarias con instrumentos de manejo del recurso hídrico con consideraciones de variabilidad y cambio climático). En este sentido, la información del Sistema Nacional de Información Cambio Climático será insumo principal para reportar transparentemente el progreso en los compromisos adquiridos en la NDC.

De manera complementaria, en el marco de los compromisos globales sobre la gestión integral de la biodiversidad ante el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), se destacan diversos avances que demuestran la estrecha relación de los retos y respuestas relacionados con la gestión del cambio climático y la gestión de la biodiversidad, entre los cuales están los avances reportados por Colombia sobre las Metas Aichi para la Biodiversidad5 (Sexto informe Nacional de Biodiversidad). Actualmente se adelanta el proceso de definición y negociación del nuevo Marco Mundial para la Diversidad Biológica posterior a 2020 en el contexto del CDB, que se espera sea adoptado en la Decimoquinta Conferencia de las Partes del Convenio y en donde se destaca la Meta 8.

Restos y proyecciones hacia el futuro:

  • Es necesario, integrar aún más las agendas de Cambio Climático y Biodiversidad reconociendo su interdependencia para alcanzar resultados más integrales y sostenibles. En ese sentido, es crucial promover sinergias para el logro de los objetivos y metas planteadas en los diferentes escenarios internacionales, con especial referencia a los compromisos en materia de acción climática, gestión sostenible de la biodiversidad y degradación de suelos.
  • Colombia necesita desarrollar un sistema de seguimiento robusto y actualizado a los compromisos internacionales en materia de cambio climático, biodiversidad y desarrollo sostenible, que permita identificar cuellos de botella y de esta manera priorizar esfuerzos conjuntos.
  • Es importante que el país desarrolle estudios de efectividad e impacto del desarrollo de políticas, planes y programas relacionados con la biodiversidad y el cambio climático. Esto permitiría, por ejemplo, priorizar inversiones hacia aquellas intervenciones con mayores beneficios en términos de conservación de la biodiversidad y de adaptación al cambio climático.
  • Es fundamental avanzar en agendas de trabajo articulado entre entidades públicas, organizaciones privadas, organizaciones científicas y académicas, organizaciones sociales y ciudadanía en general buscando, entre otros, reducir el uso de combustibles fósiles e implementar combustibles alternativos, mejorar la eficiencia energética y reutilizar adecuadamente los residuos, con miras al cumplimiento de las metas nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero antes del 20306.
  • Es necesario promover las transiciones hacia la sostenibilidad en los sistemas productivos a través de un aumento de inversiones en adaptación y mitigación, la implementación de instrumentos de política existentes, la aceleración de la innovación tecnológica y cambios de comportamiento de la sociedad, dando especial relevancia a los enfoques educativos, informativos y comunitarios, incluidos los que se basan en los conocimientos indígenas y locales.
  • Es fundamental crear mecanismos para fomentar la transferencia de recursos a la institucionalidad ambiental nacional, esto fortalecería su capacidad de ejecución e incrementaría el impacto de sus actividades para atender las problemáticas del país relacionadas con cambio climático y biodiversidad, generando un valor social agregado.
  • Adicionalmente, es importante garantizar la sostenibilidad de las iniciativas de adaptación y mitigación, por ejemplo, explorando nuevas formas de acceso y ejecución de recursos más allá de la estructura por proyectos puntuales bajo temáticas específicas, que permitan apalancar de una manera más flexible la misionalidad de las instituciones que desde luego se alinean con las necesidades del país, y de esta manera la financiación climática se consolidaría aun más como colaborador relevante del Estado.
  • Es importante que en la valoración integral de los servicios ecosistémicos se consoliden adecuados mecanismos de valoración económica que promuevan su inclusión en las cuentas ambientales nacionales, como un elemento trascendental para la toma de decisiones orientadas a la formulación de políticas dirigidas a la conservación y uso sostenible de la biodiversidad.
24 Fichas relacionadas:

Principales escenarios, hitos, avances nacionales e internacionales sobre cambio climático y biodiversidad

⟷ Muévete horizontalmente en la línea de tiempo y selecciona una opción en ella para ver más datos relacionados aquí.

Instrumentos de planificación relacionados al cambio climático

2018. la Ley 1931 de 2018 “Por la cual se establecen Directrices para la gestión del cambio climático”, establece los Planes Integrales de Gestión del Cambio Climático Territoriales (PIGCCT), como los instrumentos a través de los cuales las entidades territoriales y autoridades ambientales regionales identifican, evalúan, priorizan, y definen medidas y acciones de adaptación y de mitigación de emisiones de gases efecto invernadero, para ser implementados en el territorio para el cual han sido formulados. De igual manera establece los Planes Integrales de Gestión Climático Sectoriales (PIGCCS), como los instrumentos a través de los cuales los sectores productivos, con especial referencia a los más relacionados con las emisiones de GEI, identifican, evalúan, priorizan, y definen medidas y acciones de adaptación y de mitigación de emisiones como consecuencia del desarrollo de las actividades productivas.

No podemos abordar la pérdida de biodiversidad sin hacer frente al cambio climático, pero es igualmente imposible hacer frente al cambio climático sin tener en cuenta la biodiversidad y los ecosistemas.

Restauración para la mitigación, adaptación del cambio climático y el fortalecimiento de los corredores biológicos con el Jardín Botánico del Quindío

En la vereda Calle Larga de Calarcá, Quindío, se ha desarrollado un programa de articulación público privada para restauración de la cuenca hidrográfica del río la vieja, que comprende la subcuenca del río Verde y del río Quindío. Con un mecanismo para articular los sistemas agropecuarios con la naturaleza por medio de la restauración ecológica, esta iniciativa ha restaurado más de 10 000 árboles nativos en tres predios privados, integrando iniciativas de ganadería sostenible, regeneración y turismo de naturaleza. Con esta iniciativa, se han fortalecido y conectado los corredores biológicos entre el río Verde y del río Quindío, por medio de grandes vías de infraestructura verde, aportando a la conservación de hábitat como el Yaguarundí, perro de monte, zorritos, zorro collarejo, comadreja, chigüiros, armadillos, zarigüeyas (Monodelphis Adustas), mono aullador, guatines, más de 85 especies de aves, serpientes como la coral y falsa coral, la cazadora verde montañera, entre otras (Jardín Botánico del Quindío, CRQ, 2021). Sin embargo, este paraíso natural con grandes contribuyentes a esta iniciativa se ha visto amenazado por tres factores principalmente, los cazadores furtivos, la minería ilegal, y los efectos del cambio climático. En este proyecto han contribuido actores como Jardín Botánico del Quindío, MinAmbiente, Instituto Humboldt, Ejército Nacional, CRQ, Global Shapers Armenia Hub, donantes privados, propietarios de los predios, entre otros.

Los corales: ecosistemas claves para enfrentar problemáticas sociales, ambientales y económicas (IUCN, 2016)

Los corales además de ser un ecosistema inigualable, son parte de los ecosistemas estratégicos del estándar global de las soluciones basadas en la naturaleza (IUCN, 2020). Al protegerlos, hacer un uso sostenible y restaurarlos, ayudan a solucionar diferentes problemáticas sociales (Criterio 1 del estándar global) como: el cambio climático en la adaptación y mitigación, también a la seguridad alimentaria, a la reducción de riesgos de desastres, al desarrollo social y económico de las comunidades, degradación de ecosistemas y pérdida de biodiversidad. En este sentido en la bahía de Cartagena en Colombia, desde el 2013 han sido encontrados los corales de Varadero, por la científica Valeria Pizarro, la cual en su investigación menciona que estos corales se encuentran en buen estado, pese a las extremas condiciones ambientales en las que se encuentran y a las diferentes presiones en las que habita, como la gran contaminación de la bahía, los metales pesados, las grandes cantidades de sedimentos provenientes del río Magdalena que son arrastrados por el canal del dique, el flujo marítimo por la la industria portuaria y el calentamiento del mar a causa del cambio climático. Estos corales presentan grandes esperanzas para el fenómeno global de blanqueamiento de corales, y es una gran oportunidad para poder repoblar corales con estas características resilientes al cambio climático.

Referencias

  1. iucn.org
  2. researchgate.net
  3. researchgate.net

Más información

Referencias Cítese como
Cítese como: Rodrigo Moreno Villamil, R., Pulido Mojica, D. E., Rivera Sanin, F., Botero Pito, A. M., Escobar Acosta , L., Herrera Hernández, M. A. & Acosta Jaramillo, J. 2022. Gestión para la crisis climática y de biodiversidad: estado y tendencia de una problemática global con repercusiones nacionales. En: Moreno, L. A., & Andrade, G. I. (Eds.). Biodiversidad 2021. Estado y tendencias de la biodiversidad continental de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.
Compartir