Utilizar un modelo prospectivo de huella humana basado en datos multi-temporales, puede orientar acciones de gestión para mitigar impactos ambientales negativos a corto y largo plazo.

El índice de huella espacial humana (IHEH) permite cartografiar la intensidad del impacto antrópico acumulado sobre los ecosistemas terrestres, indicando en orden ascendente el grado de contribución a la huella humana1. Esto significa que en la medida en que el IHEH se incrementa, mayor es la presión humana sobre los ecosistemas1,2. Se realizó la proyección del IHEH para el 2030 por medio de la elaboración de tres modelos prospectivos (tendencial, favorable y desfavorable). En el escenario tendencial se asumió que la magnitud del impacto humano continúa presentando el mismo comportamiento encontrado entre 1970-20153. En este sentido, la probabilidad de transición entre los valores de huella humana al 2030 es igual a la de dicho periodo. Por su parte para el escenario desfavorable se asumió una alta tasa de cambio entre la transición de las áreas naturales a transformadas. Para el escenario favorable, se asumió el interés de implementar políticas de conservación tales como, el aumento en la conectividad entre las áreas protegidas del país4 y la implementación del plan nacional de restauración, para la categoría de Prioridades de restauración altas5.

A escala nacional se encontró un incremento en la huella humana para todos los escenarios evaluados en comparación con el actual, el escenario favorable muestra un incremento de 50 % menos que el escenario tendencial. A su vez el escenario pesimista muestra un incremento 50 % más que el tendencial. A escala regional, se encontró que en el escenario tendencial y desfavorable, la región que mayor impacto presenta es la región Pacífico seguida de la Orinoquia y la Amazonia. El escenario favorable muestra un menor impacto en todas las regiones del país, siendo la región Andina, Caribe y Catatumbo, las que presentan mayor disminución en la huella. En todos los escenarios se resalta la persistencia de valores bajos de huella espacial humana (HEH) dentro de las áreas protegidas, dada la categoría de conservación de estas zonas es importante que la HEH se mantenga en estos niveles, teniendo en cuenta la funcionalidad ecológica de estas áreas a nivel nacional.

Aunque los resultados muestran un incremento de la HEH en todos los escenarios, la implementación de estrategias de conservación como las mencionadas en el escenario favorable, permiten una desaceleración del impacto en el país, lo que repercute en una menor pérdida de áreas naturales y por lo tanto una disminución en costos de restauración en estas áreas.

El enfoque de HEH prospectiva puede ser una forma de actualizar constantemente la información de los impactos humanos sobre la biodiversidad a escala de paisaje basándose en información nueva y dinámica. Una forma de responder a la incertidumbre de los impactos futuros es observar, documentar, monitorear y anticipar continuamente nuevos cambios y ubicar tendencias que se pueden repetir en el tiempo. En este sentido, considerar la evaluación de un modelo prospectivo de huella humana basado en los datos multitemporales puede ayudar a la preparación de acciones de gestión para controlar los impactos ambientales negativos a corto y largo plazo6. Para que Colombia pueda proteger los “refugios” con bajo impacto humano en el futuro, y además pueda lograr un manejo sostenible de las áreas transformadas, es preciso incorporar escenarios y modelos que puedan apoyar a la toma de decisiones y políticas ambientales en el nivel nacional.

Estudios complementarios pueden enfocarse en el uso de IHEH prospectiva para determinar una posible extinción de especies, estimar los costos económicos representados por la pérdida de servicios ecosistémicos a nivel regional o nacional, así como enfoques estratégicos de conservación de áreas que pueden perderse y que aportan al bienestar de las comunidades.

Huella espacial humana bajo tres escenarios para 2030

Tendencial

Mapa

Desfavorable

Mapa

Favorable

Mapa

A nivel nacional, los valores promedios de huella fueron de 25,5, 26,6 y 24,3. Aunque estos valores promedio de huella son relativamente bajos, se observan pérdidas de áreas en condiciones naturales significativas para los escenarios tendencial y pesimista correspondientes a 5 664 190 y 8 234 689 ha respectivamente. En comparación con el escenario tendencial, encontramos que el escenario Favorable muestra una recuperación de aproximadamente 4 564 446 ha de los impactos la huella para el país.

Caso de estudio Caquetá-Meta bajo de tres escenarios del IHEH

Mapa Mapa Mapa Mapa

Caso de estudio Pacífico bajo de tres escenarios del IHEH

Mapa Mapa Mapa Mapa

Porcentaje de área por categoría de huella espacial humana para cada escenario evaluado a nivel nacional

A nivel de regiones naturales evaluadas, encontramos que bajo el escenario tendencial y desfavorable, la región que mayor impacto presenta es la región Pacífico seguida de la Orinoquia y la Amazonia. El escenario favorable muestra un menor impacto en todas las regiones del país, siendo la región Andina, Caribe y Catatumbo, las que presentan mayor disminución en la huella.

Tendencia de valor promedio de huella

Los valores del índice de huella espacial humana se distribuyen de 0 a 100, siendo 0 impacto nulo y 100 el mayor impacto