Por medio de la evaluación de las especies de reptiles en Colombia, se evidenció que los crocodílidos poseen el 50 % de sus especies amenazadas, seguidos de las tortugas con el 37 %. Del 20 % de todos los reptiles, no hay información suficiente para su categorización. Es necesario fortalecer las acciones de conservación y manejo de las especies amenazadas y generar investigación sobre las que no hay información.


Leer ficha ▼

Colombia es el cuarto país en cuanto a riqueza de reptiles a nivel mundial, después de Australia, México y Brasil. Históricamente los reptiles han sido objeto de una gran presión por parte del ser humano ya que algunas especies son capturadas para el consumo, la tenencia como mascotas y el aprovechamiento de su piel. En otros casos se debe al sacrificio por el temor que infunden. A estas amenazas se adiciona la pérdida, transformación y degradación del hábitat, especialmente para las especies distribuidas en la vertiente del Caribe y la cuenca del Magdalena-Cauca, ya que en esas regiones se concentra el 80 % de la población humana y por ende el desarrollo económico del país. En 2002 se realizó la primera evaluación de riesgo de extinción para los reptiles y en ese momento se evaluaron principalmente las tortugas y los crocodílidos, dado que para las serpientes y los lagartos aún no existía un listado completo de las especies que se distribuían en Colombia. Según los lineamientos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), estas evaluaciones se deben actualizar cada ocho años, sin embargo esta actualización de la evaluación de riesgo de extinción de los reptiles en el país se dio luego de trece años, durante el año 2015.

De las 510 especies y dos subespecies evaluadas, el 9 % (43 especies y una subespecie) se listaron bajo alguna categoría de amenaza: 2 % En Peligro Crítico (11 especies), 3 % En Peligro (16 especies) y 3 % Vulnerable (17 especies). Adicionalmente, es muy preocupante saber que el 20 % de los reptiles de Colombia no cuentan con información de ningún tipo, lo que sugiere realizar una evaluación apropiada. Estas especies son categorizadas como Datos Insuficientes (DD)1.

Las tortugas y los lagartos son los grupos que tienen el mayor número de especies amenazadas. Sin embargo, los grupos más afectados (porcentaje de especies amenazadas sobre el total de especies para el grupo) son los crocodílidos con el 50 % de especies amenazadas, seguidos de las tortugas con el 37 %1.

Con la información analizada para la evaluación, se puede concluir que es fundamental empezar a generar información poblacional estandarizada, así como evaluar y cuantificar las amenazas a las diferentes especies. Estos son los temas más relevantes a la hora de la aplicación de los criterios UICN. Para esto se recomienda dar prioridad a las especies con mayor categoría de amenaza, así como las DD. Igualmente, es importante hacer un llamado de atención ya que para todas las especies la degradación, transformación y reducción del hábitat es una constante en sus amenazas1.


Ver reptiles amenazados ▼

¿Qué son las especies amenazadas?

El 9 % de los reptiles de Colombia se encuentran amenazados. Son necesarias estrategias de planificación para la conservación como lo es el proceso de evaluación del riesgo de extinción. En este ejercicio se analiza y compila la información de las especies (distribución, demografía y amenazas a las poblaciones) sumado al conocimiento de los investigadores y se evalúan cada una de las especies de acuerdo a los criterios propuestos por la UICN. El resultado indica cuáles son las especies priorizadas sobre las cuales hay que enfocar los esfuerzos de investigación y manejo (especies amenazadas y con datos insuficientes). Aunque las especies pueden tener una distribución compartida cada uno de los países realiza su propia evaluación, ya que el estatus de conservación difiere. En Colombia estos ejercicios son publicados en los Libros rojos y oficializados mediante la actualización de la resolución de las especies amenazadas por parte del Ministerio de Ambiente.

Para tortugas, los cambios en las categorías respecto a la evaluación anterior se debieron al aumento de información disponible en el país, evaluación de todas las especies de tortugas (en 2002 solo se evaluaron 27) y reinterpretación de algunos criterios.

Tortugas ▲ Serpientes ▼

Las especies amenazadas aumentaron de 22 a 50 al incluir los análisis de lagartos y serpientes (escamados), grupo no tenido en cuenta inicialmente por falta de información.

Serpientes ▲ Lagartos ▼

Solamente para dos especies de crocodílidos hay indicios de recuperación poblacional en sitios puntuales: caimán aguja (Crocodylus acutus) y caiman negro (Melanosuchus niger).

Lagartos ▲ Crocodílidos ▼

Resultado de la evaluación de riesgo de extinción de reptiles

332
105
31
17
16
11
  • CR En peligro crítico
  • EN En peligro
  • VU Vulnerable
  • NT Casi amenazada
  • LC Preocupación menor

DD Datos insuficientes


Número de especies amenazadas y no amenazadas por grupo taxonómico


Estrategias de conservación

Para mitigar las amenazas a los reptiles, se han desarrollado diferentes estrategias como la generación de planes de conservación (a nivel de grupos o especies). Las áreas protegidas también se consideran una oportunidad de conservación, sin embargo, no se observa que estas estrategias estén dando los resultados esperados. Además de las amenazas particulares de cada especie, todos los reptiles, especialmente los que se distribuyen en las regiones Caribe y Magdalena, están amenazados en gran medida por la degradación, transformación y reducción del hábitat.

Palabras clave

Especies amenazadas Conservación
Listas Rojas Gestión del conocimiento