El comportamiento dinámico y degradación ambiental de las planicies inundables aumenta el riesgo de eventos extremos de inundación y sequía. Las medidas AbE implementadas en estas zonas del país han demostrado mejorar la calidad de vida de la población rural y sus ecosistemas.

La planicie inundable, es la franja llana de transición tierra/agua ubicada en el borde del cauce de los ríos que está periódicamente sujeta al pulso hidrológico de los mismos1. Este comportamiento dinámico continuo da forma a un ensamblaje ecosistémico muy rico en nutrientes y especies con diversos rasgos de historia de vida, distribuidos en una variedad de ecosistemas de humedal permanentes como ríos, ciénagas, caños, quebradas y meandros, así como otros ecosistemas anfibios temporales como playones, bosques riparios e inundables2,3. En Colombia, este aumento de las aguas se da una o dos veces al año4, por lo que sus habitantes desarrollan medios de vida específicos adaptados a cada momento del pulso. De esta forma, durante aguas altas la amenaza por inundaciones es mucho más frecuente en las llanuras aluviales que en otras zonas con relieve suficiente, siendo el desastre de origen natural de mayor ocurrencia y que produce el mayor número de personas afectadas en el país5. Así mismo, durante la sequía, las comunidades y ecosistemas se afectan gravemente, con impactos que las poblaciones perciben con mayor fuerza. Algunos de estos son la reducción del agua en calidad y cantidad, afectación a la fauna acuática, aumento de la sedimentación, colmatación de cuerpos de agua y afectación del transporte fluvial.

Cada vez más se reconoce que las soluciones basadas en la naturaleza (SBN) contribuyen en la adaptación de estas comunidades, asegurando el bienestar humano, mientras se gestionan los grandes desafíos de la humanidad como son el cambio climático, la reducción del riesgo de desastres, la seguridad alimentaria, la seguridad hídrica y el desarrollo socioeconómico6,7. Una de estas soluciones, la adaptación basada en ecosistemas (AbE), es una opción de bajo costo y potencialmente eficaz que se ha centrado en reducir los riesgos climáticos asociados a las inundaciones y sequías8,9,10. AbE se define como el uso de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas como parte de una estrategia general de adaptación para ayudar a las personas a adaptarse a los impactos adversos del cambio climático11.

El uso de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas significa que las medidas AbE deben implementarse inherentemente de manera sostenible y promover la protección, restauración o manejo sostenible de la biodiversidad y los ecosistemas que utilizan. Esta es una forma eficaz de distinguir la AbE de otras medidas con distintos enfoques, ya que esta garantiza el bienestar de una población combinando métodos de protección de la biodiversidad y los ecosistemas con el desarrollo socioeconómico sostenible como una forma de ayudar a las personas a adaptarse a las crisis relacionadas con el cambio climático8.

En nuestro país, varios proyectos han desarrollado o recomiendan este tipo de medidas para reducir los efectos de las inundaciones y las sequías en las planicies inundables12,13,14,15. Sobresaliendo la recuperación de la conectividad hidráulica como una medida a escala de paisaje que reduce la inundación y sequía extrema, facilitando la viabilidad de las otras acciones16. Estos proyectos, han demostrado que las AbE mejoran la calidad de vida de las comunidades intervenidas y los ecosistemas, siendo un referente de adaptación para otros lugares con características socio ambientales similares, que comparten problemáticas relacionadas con la variabilidad y el cambio climático.

Medidas de AbE desarrolladas por distintos proyectos en Colombia

Patios productivos resilientes

Autores: The Nature Conservancy -TNC- y Fundación Alma

TNC con apoyo del MinAmbiente, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia -IDEAM- y Fundación Humedales, implementaron desde 2015 hasta 2019 el proyecto Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) en la cuenca del río Magdalena, enfocado en las planicies inundables de la cuenca, en las áreas piloto de ciénaga de Zapatosa (corregimientos de Saloa, La Mata y Sempegua en Chimichagua, Cesar), ciénaga de Barbacoas (Yondó, Antioquia) y ciénaga de El Sapo (Nechí, Antioquia).

Como contribución al mejoramiento de los medios de vida de las comunidades locales, y ante fuertes procesos de desabastecimiento alimentario local, se implementaron los patios productivos en escuelas, hogares y áreas comunitarias acompañado de asistencia técnica y un proceso pedagógico para fortalecer la autonomía y la soberanía alimentaria, aumentando con esto su capacidad adaptativa ante eventos climáticos. En un proceso participativo se identificaron patios y espacios productivos con potencial agroecológico, con la perspectiva de ampliar la agrodiversidad y disponibilidad de alimentos para su ingesta. Para esto se realizaron acuerdos de trabajo con los encargados y dueños de cada patio, los cuales son liderados principalmente por mujeres y adultos mayores. La implementación de los patios incluyó la siembra de: 1) Frutas (melón, mango, guanábana, guayaba, naranja, anón, entre otras); 2) Verduras (tomate, cebollín, cebolla, cilantro, pepino, frijoles, ajo, entre otras); 3) Energéticos (mandioca, ñame, maíz, plátano, calabaza, entre otras); 4) Plantas medicinales.

Las medidas implementadas en el marco de este proyecto fueron: restauración de bosque ripario; sistemas silvopastoriles; declaratoria de las ciénagas como áreas regionales protegidas; formación de grupos guardaciénagas (fortalecimiento organizativo y manejo de viveros comunitarios); patios productivos resilientes; pesca sostenible y comercio justo; redes de conocimiento; y ensayo de jaulones piscícolas con especies nativas (dorada y bocachico).

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: Fundación Alma.

ReporteBIO 2020

Crédito: Fundación Alma.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

Restauración de bosque ripario

Autores: The Nature Conservancy -TNC- y Fundación Alma

Con el objetivo de reparar y fortalecer los principales atributos ecológicos de los bosques riparios de las planicies inundables, y ante la acelerada pérdida de coberturas y servicios ecosistémicos, se implementó esta medida en algunas áreas estratégicas priorizadas con comunidades locales, quienes se vincularon de manera activa en un proceso participativo desde el diagnóstico hasta su implementación. Se establecieron viveros comunitarios para producir y asegurar el material vegetal necesario, se seleccionaron de manera conjunta las especies de acuerdo al conocimiento tradicional sobre las especies sumado a la evaluación técnica realizada. Se firmaron acuerdos para llevar a cabo el trabajo de campo con las organizaciones comunitarias y asegurar la protección de las áreas.

Las medidas implementadas en el marco de este proyecto fueron: restauración de bosque ripario; sistemas silvopastoriles; declaratoria de las ciénagas como áreas regionales protegidas; formación de grupos guardaciénagas (fortalecimiento organizativo y manejo de viveros comunitarios); patios productivos resilientes; pesca sostenible y comercio justo; redes de conocimiento; y ensayo de jaulones piscícolas con especies nativas (dorada y bocachico).

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: Fundación Alma.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

ReporteBIO 2020

Crédito: Fundación Alma.

ReporteBIO 2020

Crédito: TNC.

Proyectos con medidas AbE implementados en Colombia

Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) en la cuenca del río Magdalena
Ubicación

Planicies inundables de la cuenca del Río Magdalena, ciénagas de Barbacoas, El Sapo (Antioquia) y Zapatosa (César).

Financiador, director e implementador

Iniciativa Internacional del Clima (IKI) del Ministerio Federal Alemán de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU), USAID, FMSD, MADS, IDEAM, TNC y Fundación Alma.

Mojana, clima y vida (Fase I y Fase II)
Ubicación

Nechí en Antioquia; Ayapel en Córdoba; San Jacinto de Cauca, Achí y Magangué en Bolívar; Guaranda, Majagual, Caimito, San Benito, San Marco y Sucre en Sucre.

Financiador, director e implementador

The Adaptation Fund (Fase I), Green Climate Fund (Fase II), MinAmbiente, Fondo Adaptación y PNUD.

AbE en bosque seco tropical (PROMAC)
Ubicación

Repelón, Manatí, Luruaco y Sabanalarga en Atlántico y Santa Catalina en Bolívar.

Financiador, director e implementador

GIZ y MinAmbiente.

Estrategias AbE en Colombia y Ecuador
Ubicación

Cartagena en Bolívar y San Bernardo del Viento en Córdoba.

Financiador, director e implementador

GIZ y MinAmbiente.

GEF Magdalena-Cauca VIVE
Ubicación

Cuenca Magdalena – Cauca: ciénagas de Barbacoas, Zapatosa y Ayapel.

Financiador, director e implementador

BID y Fundación Natura.

Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas (MEbA)
Ubicación

Región Andina de Colombia y Perú -Ubate en Cundinamarca.

Financiador, director e implementador

IKI, PNUMA y Bancoldex.

Planicies inundables

ReporteBIO 2020

Ilustración: Jorge Restrepo H.

Elementos y criterios para identificar una medida de adaptación como AbE

Elemento
  • Es parte de una estrategia más amplia de adaptación.

  • Hacer uso de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.

  • Ayudar a las personas a adaptarse al cambio climático.

Criterio
  • Es apoyada por políticas a múltiples niveles.

  • Promueve gobernanza equitativa y fortalece capacidades.

  • Restaura, mantiene o mejora la salud de los ecosistemas.

  • Reduce vulnerabilidades sociales y ambientales.

  • Genera beneficios sociales en el contexto de la adaptación.

Más información

Referencias Cítese como
Ayazo Toscano, R., Hernández-Manrique, O. L., Ramírez, W., Santos, A. C., Gutiérrez Camargo, J. C & Gonzalez, J. (2021). Adaptación basada en ecosistemas (ABE) en las planicies inundables. En: Moreno, L. A., Andrade, G. I., Didier, G & Hernández-Manrique, O. L. (Eds.). Biodiversidad 2020. Estado y tendencias de la biodiversidad continental de Colombia. Bogotá, D. C., Colombia: Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. 112p.
Compartir en redes